La propuesta de que Gregoria Coria de Cisneros se sumara a los vecinos distinguidos de la comunidad fue aprobada por unanimidad del Concejo Municipal en sesión del 6 de julio último mediante la Declaración Municipal N° 28 según Acta N° 18 y por un proyecto presentado por el bloque Todos por Las Breñas.

Es una mujer que nació en Punta Bajada en Meleros, zona rural de Santiago del Estero, el 21 de septiembre de 1923 según su DNI, aunque el acta de nacimiento indica el 19 de enero de ese año; de todos modos, según se pudo saber los años reales serían 108 por lo que habría nacido en 1914. Como muchos, llegaban sin tener documentación, por lo que cuando salían aprovechaban para anotar a los chicos en el registro civil de Meleros.

En ese tiempo, debido a una gran sequía vivieron a orilla del Rio Salado y su familia se traslada cerca de los poblados, como Yajta Mauca, entre Suncho Corral y Añatuya; a los 12 años, venía a cosechar con sus hermanos al Chaco, en zona de Las Breñas y Corzuela.

Es así como conoce a Víctor Cisneros, ya fallecido, con quien se casa y tienen 10 hijos: Claudio, Celsa Honoria, Victor Manuel, Bonifacio, Obdulia, María Eva, Pastor, Pastor S., María Cristina y Juan Carlos; trabajaron en obrajes de Gran Forestal en Oro Blanco, luego en Campo Largo, La Montenegrina y La Porteña.

Sin estar casados legalmente, juntos más de 40 años, su esposo era un hombre letrado, autodidacta, conociendo de esta manera mucho del sindicalismo, llegando a ser secretario general de FATRE (Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) por lo que estuvo preso en 955 en el gobierno de facto.

Peregrinan por lugares como Villa Ángela, Santa Sylvina y Coronel Du Graty para cosechar; luego, se acercan a Las Breñas y el primer lugar donde vive es en el barrio Sarmiento; después, cerca de la escuela Nº 374, y finalmente en el barrio Villa Tranquila en la calle San Lorenzo, entre Brown y Mitre;

En 1980 fallece su esposo y queda con algunos hijos muy chicos, sobreviviendo con la cosecha de algodón y la carpida en la zona; en 1983 recibe la pensión por Don Cisneros, con eso puede criar a sus hijos llegando alguno a ser abogado y otros, empleados.

En el acto se hizo entrega de copia de la Declaración Municipal que la distingue como Vecina Benemérita y de un presente recordatorio de parte del Gobierno local y con la presencia de autoridades provinciales como la vicegobernadora Analía Rach Quiroga.