Mercedes Esther Lefort, Mecha, nacida en Las Breñas el 24 de septiembre de 1935, hija de René Julián Lefort, francés alemán sobreviviente de la Primera Guerra Mundial y de Guillermina Sommer, hija de inmigrantes, fue reconocida como Vecina Benemérita por el cuerpo deliberativo municipal.

La propuesta del bloque Chaco Somos Todos fue aprobada por unanimidad en la sesión del 6 de julio pasado y consta en Acta N° 18.

En la norma se considera que Mecha es la mayor de cinco hermanos con infancia vivida en la zona de El Puca, asistiendo a los primeros grados de la Escuela Primaría Nº 106 que el 22 de mayo pasado cumplió 100 años; siguió en la Nº 124 de Santa Elena y cuando tenía 11 años se trasladaron a una chacra cercana al pueblo que su padre compró para dedicarlos a la agricultura y ganadería. Por cercanía fue alumna de la Escuela Nº 311 de La Selva hasta 4º grado y a partir de 5º concurrió a la Escuela Nº 77 donde terminó la primaria.

Por su familia católica practicante perteneció a la comunidad de San Miguel Arcángel donde recibió todos los sacramentos y si bien su ilusión fue siempre estudiar medicina, para una joven de ese tiempo era imposible.

No obstante, en ese tiempo se conformó el Centro de la Juventud Agraria Cooperativista y, junto a Pascual González y Sebastián Roldán, conformó la subcomisión de La Selva y comprendía a jóvenes que tenían participación en distintos eventos de atletismo y deportes, organizados por la Cooperativa Agropecuaria de Las Breñas destacándose como campeona en lanzamiento de disco con varias medallas.

En 1953 fue elegida Reina de la Cooperación en la tradicional festividad de entonces; su pasión por el canto la llevó a conformar un dúo con su hermano Anselmo, llamado "Las Calandrias de La Selva", animando con sus actuaciones, fiestas familiares, sobre todo en la zona rural, pasión que todavía mantiene.

Los encuentros de atletismo propiciaron el encuentro del amor, y después de tres años de noviazgo, contrajo enlace con un joven de Pampa general San Martín, don Pedro Graboviesky, matrimonió que se afincó allí donde nacieron sus cuatro hijos: Amanda, María, Analía y Jorge.

En los años 1970-1980, la situación económica del país hizo que vendieran el campo se afincaran en la ciudad, donde no fue fácil, pero pudieron salir adelante.

En 2015 representó a la colectividad alemana en la elección de Abuela Inmigrante y en 2016 fallece su esposo Pedro con quien compartió 61 años de matrimonio.

Hoy, con sus 86 años disfruta de sus cuatro hijos, nueve nietos y trece bisnietos, que están siempre atentos a sus requerimientos.

Las autoridades que presenciaron el acto del aniversario de Las Breñas le entregaron una copia del instrumento legal y un presente recordatorio; esto fue recibido por sus hijas ya que, por razones climáticas, prefirieron que quedase al resguardo de su casa.