Las comunidades de cada capilla, las que integran pastorales, grupos y movimientos se acercaron este Viernes Santo a las 19 hs en el templo parroquial para compartir el Vía Crucis.

Los monaguillos de la parroquia encabezaban la solemne procesión, seguida por una cruz de madera, los sacerdotes y la comunidad, integrada por niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

La cruz fue portada hasta la 1ª estación por los ministros extraordinarios de la Eucaristía y le sucedieron distintos grupos de la parroquia y comunidad en general.

La procesión recorrió la calle Rivadavia hasta San Martín; por ésta siguió hasta avenida General Jones por la que siguió hasta la Ruta Nacional 89 con el aporte de la Dirección de Tránsito Municipal para señalizar y orientar a los automovilistas y peatones en todo su recorrido.

La trayectoria que se cubrió fue acompañada por el rezo del Santo Rosario, reflexiones, meditaciones, otras oraciones y silencio en cada tramo hasta llegar a una próxima estación. Así se sucedieron las 11 estaciones del Vía Crucis hasta que se llegó al sector donde está el Cristo Redentor en el acceso a la ciudad, donde la feligresía se ubicó en el frente y participó de las tres últimas estaciones con la participación de niños y jóvenes que representaron los momentos salientes de cada una.

Al finalizar, el padre Walter agradeció a todos los protagonistas de la coordinación y puesta en marcha del Vía Crucis, a los participantes y bendijo a todos antes de la despedida.